Polémico: Dante Gebel alienta a famosos a no grabar más disco cristianos

Dante Gebel - Conexion Gospel

A continuación le brindamos el artículo que Dante Gebel compartió en su pagina de facebook para que saque sus propias conclusiones:

Celebro que los artistas que se entregan al Señor no canten en nuestros conciertos cristianos ni graben más discos “cristianos”. Ya tenemos miles de cantantes cristianos y miles de conciertos cristianos, mas de los que quisiéramos tener.


Por Dios, basta de peces que miran a otros peces nadar en la pecera.

Siempre le digo a algunos amigos artistas (que se convirtieron al Señor) que no acepten las invitaciones para cantar en nuestras Iglesias. Que no escuchen a los hermanitos que los atacan diciendo: “¿Cuándo va a cantarle a Cristo?”, porque en realidad lo que quieren es un nuevo disco que los entretenga a ellos.

Los aliento a que sigan donde están, alumbrando, siendo luz en el mundo, sal donde hay sinsabor, tal como el Señor nos lo ordenó. Les digo que los apoyo en ferviente oración, pero que sigan siendo luz allí, donde muchos creyentes quisieran llegar, pero no pueden (básicamente porque no pueden ensanchar la mente).

Mi corazón se ensancha cuando veo a Montaner sentado en el jurado de un reality, metiendo a Jesucristo y al evangelio en cuanta participación le den, ante millones de televidentes.

¡Wow! Los pastores tenemos que pagar para poder predicar a Jesús en la televisión secular, y encima nos dan los peores horarios. A Montaner no solo le pagan, sino que se da el lujo de hablar de Cristo en horario estelar!

Me consta que Montaner (por poner solo un ejemplo) le ha predicado a presidentes, gobernadores, a futbolistas famosísimos, a celebridades millonarias, y yo mismo los he visto doblar las rodillas detrás de las cámaras, pidiendo perdón por sus pecados; algo que muchos predicadores no podríamos lograr desde nuestros púlpitos: llegar a esa gente que no entraría a nuestras Iglesias (aunque nos duela).

También les digo que hagan oídos sordos a los religiosos que les van a decir: “No se puede servir a dos señores”, “¿Qué hace en ese programa mundano?” o “Por qué le canta al amor y no a Cristo?”. Son los mismos que prefieren que abandonen el lugar de influencia en donde están y se pongan a cantar alabanzas en un canal cristiano o que visiten los congresos de su apóstol favorito.

Lo que pasa es que el “síndrome de las minorías” afecta a algunos creyentes y por eso quieren tener como un “trofeo” a los famosos que se entregan al Señor. El poder alardear diciendo: “El famoso Fulanito se congrega con nosotros” pareciera dar cierto glamour evangélico.

Recuerdo una vez a un pastor muy conocido que quería a toda costa invitar para su evento cristiano a un famoso cantante que acababa de entregar su vida al Señor, y me pidió que intercediera por la invitación.

Obviamente, como es la “costumbre evangélica” quería que fuera gratis y en todo caso le daba una “ofrenda de amor”. De hecho, aunque este pastor sabía que el artista se dedica a cantar y vive de eso, él me preguntó: “¿Y habrá que darle algo? porque él tiene que entender que esto es para Dios, ¿amen?” (aunque el pastor pretendía cobrar por el evento, obviamente).

Le dije que eso no iba a ocurrir, que yo mismo le aconsejaba a mi amigo a no meterse entre las paredes de la iglesia para entretener a los hermanitos. Le dije que yo mismo le decía una y otra vez: “No te metas a donde yo quiero salir; debemos ser luz, predicarle a los inconversos, no dejes que el sistema religioso te envuelva, sé un buen cristiano, congrégate, se fiel a Dios y a tu pastor, pero no entres al circuito donde ya todos están convertidos y lo único que harán es criticarte”.

Allí mismo el pastor comenzó a decirme que este cantante era un apóstata, un falso convertido, que era una vergüenza para el evangelio, y todos los famosos “insultos evangélicos” que algunos siempre acostumbran a usar, disfrazando la envidia y el odio de “celo santo por la Obra de Dios”.

En resumen: si el artista aceptaba la invitación para cantar en su evento, era un tremendo hombre de Dios; como no la aceptó, entonces era un apóstata que se iba sin escalas al infierno.

Esto va para mis amigos de mente abierta. No dejen de orar por nuestros misioneros en territorios hostiles. Oren a diario por Guerra, Montaner, Ramones, Dellanos, Juanes, Falcao, Solís y todas las celebridades que están llegando al Señor.

Oren para que Dios las mantenga firmes, pero por sobre todo, oren para que el “espíritu de estupidez religiosa” no los afecte.

Por años hemos predicado que queremos que el mundo conozca a Cristo y cuando alguien puede llegar con el Mensaje de Cristo a esos sitios que muchos jamás van a llegar, los criticamos sin piedad porque no entendemos cómo es que no los tenemos cantando coritos el domingo en nuestra Iglesia.

También oremos por los jóvenes cristianos que están estudiando para ser productores, artistas, actores, pintores, escultores, guionistas, compositores, directores, bailarines, políticos. Para que cuando se reciban y obtengan el título, no oculten la luz debajo de la almohada. Que vayan e iluminen el cine, la televisión, las artes y los sillones de gobierno, y que por sobre todo, que no escuchen a los que calientan sillas en las iglesias y que salven almas, que es lo único que importa.

Como este artículo, fue publicado en el Facebook de Dante él aclaró que lo iban a escribir sus “insultos evangélicos”, que serían bloqueados pero “no por mala onda, sino para cuidar nuestra salud emocional y espiritual”.